PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

Descubre todos los secretos del beso negro

En la entrada de hoy vamos a hablar sobre unas de las prácticas sexuales más controvertidas que existen: el beso negro. Comentaremos todos los detalles, os mostraremos cómo hacer el anilingus con total seguridad y satisfacción y de paso desterraremos todos esos mitos y confusiones que lo rodean.

¿Qué es el beso negro?

Hay muchas personas que no tienen mucha idea sobre lo que es un beso negro e incluso hay algunos que piensan que hace referencia a defecar sobre la cara o el cuerpo de su pareja. Pero no, el anilingus se basa en practicar sexo oral en el ano de la otra persona, por lo que no tiene nada que ver una cosa con la otra.

Los prejuicios anales

Aún hoy en día, hay bastante inseguridad con respecto a la estimulación anal. Los motivos pueden ser varios, desde los religiosos hasta esa sensación de que todo lo relacionado con la puerta de atrás tiene connotaciones negativas  y en el caso de los chicos está asociado con la homosexualidad.

La realidad es que no hay nada malo en ninguna faceta del erotismo y cada uno debe ser libre para hacer lo que le plazca, siempre que estas cosas sean saludables y haya un consentimiento pleno por parte de ambos. Así que si te llama la curiosidad el beso negro y nunca antes lo has llevado a la realidad ha llegado el momento de adentrarnos por completo en esta experiencia tan sensual como placentera.

Las mejores posturas para practicar el beso negro

Existen muchas posturas que son muy adecuadas para practicar el beso negro, sin embargo, la más cómoda es que la persona que vaya a recibir el anilingus se ponga a cuatro patas y la otra de espaldas a ella. De esta forma, el ano está totalmente libre y es mucho más fácil llegar hasta él.

A algunas parejas también les encanta el beso negro con la posición del 69, ya que aunque requiere un poco de práctica para resulta mucho más excitante contemplar a tu chica o chico de una manera totalmente distinta.

¿Cómo se hace el beso negro?

Cuando nos adentramos en una nueva experiencia sexual siempre es buena idea informarnos con exactitud de las cosas y no dejarnos llevar por las habladurías o leyendas urbanas. Solo así serás totalmente libre de decidir si algo te gusta o no y te ahorrarás un montón de decepciones posteriores al llevar a la práctica algo de lo que no estabas segur@ del todo.

Existen muchas formas de hacer realidad un beso negro y aunque se puede emplear en exclusiva la boca, al principio os aconsejamos que acompañéis la excitación con los dedos, es decir, que además de lamer vamos a introducir uno o dos dedos en el ano con muchísima suavidad, algo que si a tu chico o chica le gusta le hará estallar de placer.

Higiene y beso negro

La higiene es algo fundamental en el sexo sobre todo cuando hablamos de sexo anal. Como hemos comentado alguna vez en este blog, en el interior del recto hay una serie de bacterias y virus que son bastante perjudiciales para el organismo y bajo ningún concepto deben entrar en otras partes del cuerpo.

Por este motivo se recomienda cambiar de condón cuando practicamos sexo anal y vaginal y tener las máximas precauciones cuando en la combinación entra en escena el sexo oral. Es decir, que el ano debe estar lo más limpio posible. Para ello basta con agua y jabón corrientes y emplearse a fondo durante la ducha.

Depilación y beso negro

Algunas personas prefieren depilarse los genitales y las nalgas tanto por comodidad como por cuestiones estéticas. Hay que mencionar que no es buena idea depilarse justo antes de realizar el beso negro, por lo que si te ves apurad@ de tiempo lo mejor es que lo dejes para otra ocasión. ¿El motivo? A veces tras el afeitado surgen pequeños cortes que apenas son apreciables a simple vista pero pueden transmitir infecciones. Además, con la más leve fricción la zona se irrita y puede arruinar esta práctica por completo.

Y por lo mismo, tampoco es buena idea lavarse los dientes o utilizar hilo dental, ya que se pueden producir pequeñas heridas que al igual que en el caso anterior transmitirán las bacterias. En general, si hay heridas en la boca o el ano lo mejor es esperar a que se curen para disfrutar del beso negro con total seguridad.

El orden sí que importa

No deberías estimular los genitales justo después de realizar el beso negro. ¿Por qué? Porque podría servir de puente a todos esos bichitos que se acumulan en la zona y que son capaces de provocar infecciones. De igual forma, estas bacterias alteran el pH de la piel, sobre todo en el caso de las chicas. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer para disfrutar sin problemas es justo lo contrario, excitar primero los genitales y después el ano.

Máxima seguridad

Algunos chicos y chicas utilizan una barrera dental o un condón cortado en forma de rectángulo para que el beso negro sea aún más seguro. En caso de parejas habituales que llevan mucho tiempo esto puede que no sea necesario, pero si se trata de un contacto esporádico se hace indispensable tomar todas las precauciones.

En este sentido, solo deberías practicar un beso negro con alguien que sepas a ciencia cierta que no tiene ninguna enfermedad de transmisión sexual y la mejor manera de asegurarse es que ambas partes se hagan un análisis de sangre.

Beso negro y juguetes

Si te gustaría practicar el beso negro pero usar la boca no es algo que os llame demasiado la intención, existen una serie de juguetes eróticos que os proporcionarán un sinfín de alternativas. Estimular el ano con complementos que simulen el efecto del sexo oral es una experiencia increíble que sin duda os elevarán al placer más intenso.

Y hasta aquí la entrada de hoy, esperamos como siempre que os haya gustado y os decidáis a llevar a la realidad esta práctica tan placentera. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *