PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

Todo lo que quieres saber sobre las zonas erógenas

Si quieres que tu excitación se intensifique exponencialmente durante los juegos preliminares o hacer sentir a la otra persona el Placer más Intenso mediante caricias y besos, es indispensable conocer todos los puntos erógenos del cuerpo femenino y masculino. En la entrada de hoy vamos a hablar sobre este interesante tema y os mostraremos los mejores consejos para detectar las zonas erógenas y estimularlas adecuadamente.

¿Qué es una zona erógena?

Los puntos calientes o zonas erógenas son las partes del cuerpo que al ser tocadas estimulan en gran medida los sentidos. Esta respuesta se traduce en una mayor atracción sexual y predisposición al placer que es esencial para disfrutar plenamente de los asuntos de cama. Tantos ellos con ellas deben conocer sus propios puntos calientes y los de su pareja, teniendo en cuenta que, aunque existen generalizaciones cada persona es distinta y puede ser más o menos receptiva en ciertas partes erógenas.

Tipos de zonas erógenas

En la actualidad las zonas erógenas se dividen en 3 tipos: primarias, secundarias y potenciales. A continuación veremos cada una de ellas en mayor profundidad, explicaremos su funcionamiento y enseñaremos los puntos donde se localizan. Las partes erógenas son muy sensibles y tenemos que tener cuidado a la hora de estimularlas. Por lo tanto, date un respiro y baja un poco el ritmo si notas que tu pareja está empezando a sentir algo de dolor, sobre todo cuando ambos estáis muy excitados y se produce la hipersensibilidad de la zona.

Zonas erógenas primarias

Las zonas erógenas primarias están situadas en los órganos que provocan el clímax con la estimulación. En el caso de las chicas, estas zonas corresponden con la vagina y el clítoris. Éste último puede ser estimulado acariciándolo suavemente con movimientos circulares, mientras que la vagina se excita con la contracción muscular producida por la penetración, que no necesariamente debe ser con el pene, ya que los dedos o algún juguete erótico también sirven para esta tarea.

Los chicos tienen localizadas sus zonas erógenas primarias en el pene, que se excita por los movimientos de fricción que se producen durante la penetración o la masturbación. No obstante, en ocasiones estas partes calientes se pueden estimular de distintas formas incluso sin llegar a tocarlas. Esto es debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que posee nuestro organismo y que interconecta todos los puntos de placer sin acceder a ellas físicamente.

Zonas erógenas secundarias

Las zonas erógenas secundarias son aquellas que al estimularse también excitan las zonas primarias, aumentando de esta forma el placer sexual sin la necesidad de provocar el orgasmo. Esto es algo inapreciable para esas ocasiones en las que no tenemos nada de prisa y queremos disfrutar durante mucho tiempo antes de llegar al clímax.

En las chicas estas zonas se localizan en el pubis, las nalgas, los labios mayores y menores de la vagina, el perineo, el ano y los senos, tanto la aureola como el pezón. No obstante, en ocasiones la sobreestimulación de alguna de estas partes también puede llegar a provocar el orgasmo, como está atestiguado en el caso de los pezones de las chicas.

En cuanto a los hombres, las zonas secundarias se localizan en el pene, la zona cercana al ano, el perineo y el interior de los muslos. A algunos chicos también les gusta que le acaricien y besen su pecho.

Zonas erógenas potenciales

Estas son las zonas del cuerpo que pueden provocar una estimulación muy excitante que afecta directamente a las partes erógenas primarias, produciendo la erección del pene o la humidificación de la vagina. Estas zonas potenciales son perfectas para los preliminares ya que adquieren una dimensión más erótica y mental que otra cosa, por lo que no afecta por igual a todos los chicos y chicas dependiendo del momento.

No obstante, si localizas alguno de estos puntos en tu pareja vas a tener una excelente forma de empezar las relaciones. ¿Dónde se localizan estas zonas? Pues te va tocar descubrirlo por tus propios medios, ya que están distribuidos por todo el cuerpo y cada persona puede o no tenerlos o necesitar una mayor estimulación.

En este sentido, podemos destacar los pies, el ombligo y el cuello tanto de chicos como de chicas. Pero como decimos, puede que tu pareja no solo no se excite en estas zonas sino que no soporte siquiera el más mínimo contacto. Esto puede llevarte tiempo ya que no siempre se acierta a la primera, pero te aseguramos que en cuanto des con la tecla no te arrepentirás de nada.

En todo caso, como decimos este nivel es muy complicado ya que entra en juego el arma sexual más poderosa e imprevisible de todas: la mente. Y ya sabes que todo influye, desde el estés o pasar un duro día de trabajo, así que no des nada por sentado en cuanto a las zonas erógenas potenciales.

¿Qué factores determinan las zonas erógenas?

Las zonas erógenas de nuestro cuerpo pueden ser innatas, pero también adquiridas. En este sentido, los especialistas remarcan que el contacto físico con la madre durante la infancia juega un papel determinante en la capacidades sensoriales de los hijos, cuya influencia llega hasta la sexualidad en la edad adulta. Vamos a explicar esto para que quede más claro.

Imaginemos un bebé que apenas ha tenido contacto físico con su madre ni muestras de cariño por parte de ella. Según los expertos, cuando crezca no conservará ningún recuerdo subconsciente de contacto físico asociado al placer, por lo que de adulto no se mostrará abierto en materias de sexo. Parece ser que las niñas reciben más muestras de afecto que los niños, como caricias, abrazos y besos, lo que podría explicar que por norma general ellas posean más zonas sensibles que los chicos.

Y hasta aquí la entrada de hoy, donde hemos hablado en profundidad sobre las zonas erógenas de los chicos y las chicas, localizándolas y clasificándolas en función de su importancia o relación con el orgasmo. Esperamos que os haya gustado y como siempre nos despedimos hasta la semana que viene, deseándoos un feliz domingo en compañía del Placer más Intenso. A ser posible acompañados de una bebida bien fresquita y con poca ropa. ¡Cosas del verano!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *