PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

Las fobias sexuales más comunes

En la entrada de hoy vamos a hablar sobre las fobias sexuales más frecuentes en la actualidad, que se caracterizan por el miedo irracional o desproporcionado a ciertas prácticas eróticas y que afectan por igual a chicos y chicas. Comentaremos por qué se producen, mostraremos algunos datos de interés y finalmente analizaremos las más comunes en la actualidad. ¡Empezamos!

Sin distinción de edad o sexo

Hombres y mujeres de todas las edades y razas pueden tener algún tipo de fobia personal. Sin embargo, podemos observar que este problema está alcanzando a una población cada vez más joven. Si hace unos años era poco habitual que afectaran a personas menores de 30 años, hoy en día es común que chicos y chicas de 20 afronten estas situaciones.

¿En qué consisten las fobias?

Tener una fobia no significa que el impulso sexual desaparezca o no haya deseo, pero ciertas circunstancias harán saltar mecanismos asociados al miedo que te bloquearán por completo, por lo que serás incapaz de funcionar en la cama. Nuestra mente detecta un peligro en la otra persona o en algún objeto, lo que hace saltar el mecanismo de defensa que nos deja helados.

El origen de estas fobias es muy complicado de determinar, pero casi siempre están asociadas a la falta de información sexual, experiencias previas poco afortunadas y fantasías o miedos personales. En la mayoría de los casos, esta patología se deriva de un pobre conocimiento sobre asuntos de cama, pero también podemos encontrar personas que sufren una fobia debido a una causa física.

Las fobias más frecuentes en las chicas

Las fobias más habituales en las chicas son la dispaurenia o el vaginismo. En el primer caso, se trata de un miedo desmedido a la penetración que también produce dolor, provocado por malas experiencias, mitos o datos equivocados sobre lo que supone esta práctica. Por su parte, el vaginismo da lugar a una sudoración intensa y la contracción de los músculos de la vagina, muslos y a veces hasta la espalda. También está asociado al miedo a la penetración, por lo que a veces las mujeres con esta dolencia se niegan a usar tampones o acudir a un chequeo del ginecólogo.

Las fobias más frecuentes en los chicos

Los hombres tienen dos elementos básicos sobre los que se construyen todos sus miedos y traumas sexuales. Y claro está, tienen que ver con sus miembros, sobre todo con su tamaño. Algunos chicos piensan que su pene es demasiado pequeño, aunque según los estándares médicos se considere completamente normal. El origen posiblemente sea ese canon que podemos observar en las películas porno, que no se corresponde para nada con la realidad.

Sin embargo, las personas que sufren este problema no quedan convencidas por mucho que se les hable, desarrollando traumas que les incapacitan para tener una vida sexual plena. Algunos se sienten inseguros en la cama y otros directamente renuncian a la penetración, lo que causa graves problemas personales y de pareja.

La segunda fobia más frecuente en los hombres está producida por el miedo a no dar la talla ante todas las mujeres o alguna en concreto. Esto ocasiona una situación de bloqueo que se traduce en un problema sexual. Y claro está, que no te funcione el juguete en la cama, aunque les pase a todos, desencadena toda una serie de situaciones mentales poco agradables en los chicos.

Man looking terrified

¿Qué otros tipos de fobias existen?

En la actualidad, podemos encontrar una gran variedad de fobias distintas. Por ejemplo, la gimnofobia es el terror al desnudo, tanto propio como ajeno. Esto es debido en muchos casos a una idealización romántica de los cuerpos, que no se corresponden para nada con la realidad. La venustrafobia, por su parte, se caracteriza por el miedo a las mujeres muy atractivas, algo que produce un inusitado estés, incapacidad para manejar la situación y un absoluto bloqueo mental.

La genofobia es el miedo al sexo en sí, por lo que las personas que la padecen se quedan heladas en lugar de disfrutar de momentos íntimos y agradables. Aunque es una de las fobias más comunes, es de las menos reconocidas. También podemos encontrar la medolmacufobia, que otro problema común en los chicos relacionado con el miedo a perder la erección. En el peor de los casos, produce un estado mental que evita cualquier tipo de contacto sexual, para de esta forma no enfrentarse a una de sus mayores aversiones.

Ya hablamos antes del vaginismo, que se define como el miedo que tienen las chicas a ser penetradas y que afecta incluso a sus citas ginecológicas. Otra de las fobias más comunes en ellas es la agrafobia o terror a sufrir un abuso sexual, que en muchas ocasiones tienen su origen en personas que ya han padecido este problema antes, o han seguido muy de cerca la situación de una amiga o familiar.

La androfobia es un problema menos frecuente en las chicas y es la contrapartida de la venustrafobia, es decir, un terror irracional a los hombres. La diferencia es que no solo a los atractivos sino en general. La erotofobia va un poco más allá y afecta incluso a una charla sobre asuntos de cama. No es algo que tenga que ver con la vergüenza, ya que se trata de un trauma profundo provocado casi siempre por una represión desmedida durante la infancia.

¿Adivinas a qué tienen miedo las chicas con falofobia? Pues sí, a los órganos sexuales masculinos, los que le incapacita para tocar o siquiera mirar un pene. Y en caso contrario, podríamos hablar de eurotofobia, que es la aprensión a los genitales femeninos, que estropea cualquier intento de intimar que se lleve a cabo.

Y hasta aquí la entrada de hoy, donde hemos hablado de las principales fobias sexuales que afectan a hombres y mujeres en la actualidad. Esperamos que os haya resultado interesante y sin más nos despedimos hasta la semana que viene, deseándoos como siempre que la paséis en la compañía del Placer más Intenso. ¡Nos vemos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *