PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

Frigidez: ¿por qué las chicas pierden su apetito sexual?

La frigidez es un problema que afecta a muchas chicas alrededor del mundo y les impide disfrutar de los juegos de cama. Se percibe casi siempre como algo dramático, capaz de provocar trastornos en la pareja y en el peor de los casos acabar con ella. ¡No te preocupes! En la entrada de hoy vamos a intentar desdramatizar todo esto asunto, abordaremos la dolencia desde sus orígenes y os mostraremos una serie de soluciones muy sencillas que están al alcance de todas. ¿Te interesa? ¡Empezamos!

¿Qué significa ser frígida?

La primera referencia a este término aparece en 1904 en un manual de consulta muy famoso que trataba sobre medicina y sexualidad. En el mismo, se decía que 8 de cada 10 chicas padecían este problema, una cifra tan elevada que nos da a entender lo poco que se conocía en realidad el mundo íntimo femenino. En la actualidad, esta palabra apenas se usa en el ámbito científico debido a lo imprecisa que es.

Muchas mujeres que están en esta situación admiten que no sienten placer alguno en sus relaciones. La frigidez, en este sentido, se caracteriza por la ausencia de sensaciones y placer, algo que en poco tiempo también produce anorgasmia y la pérdida del apetito sexual. Aún en la actualidad, este trastorno femenino posee connotaciones muy negativas y hasta humillantes.

Hace unos años, se podía ocultar con mucha más facilidad, pero en la libertad sexual imperante, en este mundo tan dado a los placeres carnales, hedonismo, donde se habla sin pudor de estos temas… la cosa se complica bastante. No formar parte del colectivo sexualmente activo puede llegar a ser muy angustioso, provocando inseguridad en la mujer y negándole un desarrollo tanto social como afectivo.

¿Qué provoca la frigidez?

Existen muchos factores distintos que pueden provocar la frigidez, sin embargo, los expertos advierten que la frigidez fisiológica no existe, por lo que la mayoría de los antecedentes están en nuestra cabeza. No obstante, sí que hay fármacos y ciertas enfermedades que pueden predisponernos a la hora de sufrir la pérdida de sensaciones íntimas.

En este sentido, la esclerosis en placas, diabetes, todo tipo de enfermedades neurológicas y endocrinas, así como trastornos de la glándula tiroides pueden propiciar que las chicas se vuelvan frígidas. En cuanto a los medicamentos, ten cuidado con los antidepresivos, ansiolíticos, somníferos, neurolépticos y los psicotrópicos, ya que está comprobado que algunos efectos secundarios afectan a la disminución de la libido.

Pero como hemos comentado, este problema casi siempre tiene su origen en el plano síquico. En este sentido, la enorme competitividad del mercado laboral a la que se ven sometidas muchas mujeres provoca un estrés y cansancio brutal. Llegan a casa agotadas y esto facilita que no tengan ganas de sexo. Y si lo tienen, este estado físico les impedirá disfrutar de nada, ya que el cuerpo cuando está exhausto lo único que quiere es descansar para recargar las pilas.

La depresión es otro de los principales motivos de la frigidez, así como la educación recibida. Por ejemplo, hoy en día la sensación de placer no posee connotaciones positivas en algunas sociedades y religiones. De hecho, hasta las caricias son capaces de provocar sensaciones desagradables. La masturbación no forma parte de la vida íntima de estas chicas, y en caso de practicarla se hace mecánicamente sin conseguir un ápice de placer. Estimular el clítoris y la vulva no sirve de nada porque no poseen un estado de ánimo y la mentalidad necesaria para tener sexo, sino un profundo rechazo a todo lo que implica. ¿El resultado? Lo que podría ser placentero acaba convirtiéndose en algo odioso.

¿Frigidez en pareja?

Algunas chicas llegan a las consultas de los especialistas señalando que se manejan de maravilla ellas mismas, pero cuando tienen sexo con sus parejas comienzan los problemas. En muchos casos, el miedo a dejarse llevar es el principal causante de esta situación. Y es que algunas mujeres están tan preocupadas por su imagen, su forma de actuar y de meter barriguita que se olvidan de llegar al orgasmo.

¿Es mi culo muy grande? ¿Mis tetas pequeñas? ¿Qué pensará si me pongo a gritar de placer? ¿Esta postura estará bien? Todas estas preguntas y otras parecidas que surgen durante el acto tienen buena parte de culpa de que las chicas sufran frigidez y no quieran oír nada de asuntos de cama.

¿Qué hacer para solucionar la frigidez?

Visto lo anterior, aprender a conocer nuestro cuerpo y aceptarlo sería un gran primer paso. La sexualidad más potente está en nuestra cabeza, así que tendrás que hacer un pequeño esfuerzo para concentrarte. Imagina un escenario que te guste, viaja hasta allí en tu mente y lleva a cabo la fantasía sexual que siempre has soñado. Estos pensamientos que provocan excitación son un sencillo pero eficaz ejercicio que podemos hacer para aliviar esta situación.

Una vez superado este paso, observa las reacciones que provocan en tu cuerpo. Pues bien, los puntos que estás notando son los que deberían guiar tu mano. Esto es algo que puedes hacer cuando tomas un baño o te acuestas para dormir la siesta. Con un ambiente agradable cargado de velas aromáticas, música sugerente y todo aquello que te guste. Este primer paso es mejor darlo a solas y posteriormente, cuando tengamos más confianza, pasar al sexo en pareja.

Libera tu mente

En ocasiones, pensar demasiado es el auténtico problema. Así que no le des tantas vueltas a la cabeza y déjate llevar por el placer más intenso. ¡Es muy fácil decirlo! Para ayudarte en estas tareas existen dos pilares que están obteniendo excelentes resultados: las técnicas de relajación y los masajes, dos medios para que liberar tu mente de tanto esfuerzo.

También es importante terminar con todas las acepciones negativas que la sexualidad tiene. Si lo que los demás piensen de ti cuando estás excitada supone un auténtico problema, puede que sea buena idea acudir a varias sesiones de psicoterapia. En ellas, podrás descubrir el origen de ese pensamiento, que muchas veces están anclados en lo más profundo de nuestro subconsciente.

Libera tu mente de toda inhibición, ten confianza en ti misma y practica sexo solo con aquellas personas con las que te sientas cómodas. Nosotros nos despedimos hasta la semana que viene, deseándoos como siempre un feliz domingo en compañía del placer más intenso. ¡Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *