PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

¿Cómo conectar emocionalmente con tu pareja?

Aunque una relación empiece desbordada de pasión, si no existe una conexión emocional profunda lo más probable es que esté abocada al fracaso. Da igual lo bien que os compenetréis en la cama o la cantidad de cosas que tengáis en común, si no sois capaces de llegar a este nivel jamás forjareis lazos profundos que soporten las crisis y el paso del tiempo. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema y os mostraremos algunos consejos para conectar emocionalmente con nuestra pareja.

¿Es bueno expresar todas las emociones?

La respuesta a esta pregunta es bastante complicada, ya que depende del desarrollo de la intimidad de la pareja y su forma de ver las cosas. Sin embargo, por norma general lo adecuado será buscar un equilibrio. Es decir, frenarse cuando el enfado está a punto de convertirse en hostilidad y expresarse cuando sentimos que es totalmente necesario.

No existe consenso entre los expertos sobre si es mejor contenerse o expresar las emociones, sobre todo aquellas que reciben la etiqueta de negativas. Y encontramos grandes entusiastas de una u otra vertiente. Pero más allá de estas dos posturas podemos coger lo mejor de ambas. Es decir, que en lugar de expresar todo o nada la elección varíe dependiendo de la situación.

Es decir, no contengas siempre tus emociones ni las expreses de manera desinhibida. Si eres capaz de ser una persona equilibrada y elegir entre una u otra opción teniendo en cuenta lo mejor para la pareja, entonces habrás alcanzado una sincronización perfecta que hará más fuertes los pilares de tu relación.

Profundidad VS superficialidad

Si quieres que lo tuyo duro mucho tiempo tendrás que llegar a compenetrarte por completo con tu pareja. Esto requiere un nivel de profundidad ciertamente elevado, por lo que se hace indispensable desarrollar aspectos relacionados con la intimidad emocional. Esto es algo que trasciende el ámbito de la pareja y abarca relaciones familiares, de amigos o del trabajo.

Es así de fácil y a la vez tremendamente complicado. Conectar solo a través del optimismo o la ilusión es imposible, por lo que tenemos que ahondar hasta llegar a las emociones más profundas, algo que requiere unos lazos previos muy estrechos. Si no somos sinceros con lo que sentimos, entonces será imposible que lleguemos a conectar a largo plazo con el chico o chica de nuestros sueños.

¿Eres reactivo? ¡Acéptalo!

No pasa nada por ser reactivo, simplemente debes tomar conciencia de ello y admitirlo en voz alta. ¡Ja! De nuevo, otra cosa que es mucho más fácil de decir que hacer. Y es que poner esto en práctica nos llena de vergüenza al tomar conciencia de nuestra actitud. Vale, levanto mi mano y me declaro reactivo. ¿Ahora qué?

Pues para un poco. Detente. Da igual cuán fuerte sea la tentación. Controla tu respiración, hazla más profunda y tómate el tiempo necesario para que puedas expresarte cómo quieres. Exacto, ese punto en el que seas capaz de decir solo lo que sientes y ni una palabra más.

Sobre los remordimientos y la culpa

Deberías aprender a expresar también los remordimientos que te carcomen por dentro, ya que esto marca casi siempre la diferencia entre una relación superficial o plana con otra más avanzada y compleja. Y en sentido contrario, sé sincero y no digas que lo sientes si no es cierto. Una excepción a esta regla es cuando sabes que alguien se siente mal por algo que hiciste o dijiste y eso te llena de culpa.

En estos casos, disculparse se convierte en una ardua tarea. Las palabras se quedan atascadas en la garganta, pero una vez dichas nos quedamos con una sensación de paz interior que es muy satisfactoria. Como siempre decimos, busca tu propio punto intermedio, aquel que es mejor para tu situación personal.

¡No estoy a la defensiva!

Si estás a la defensiva y eres consciente de ello, no tardes en decirlo. Lo mejor es que seas el primero, un autodenunciante, en lugar de tener que ser presionado por la otra persona para reconocerlo. Y la cosa se complica cuando caemos en el bucle de estar a la defensiva por estar a la defensiva. ¡Uff! En tal caso, igual es mejor salir a que te dé el aire y después continuar con la charla.

Desconexiones emocionales

En el caso de que necesites desconectar tus emociones durante un tiempo, procura que no dure ni un segundo más de lo indispensable. Piensa que la otra persona posiblemente lo esté pasando mal mientras tanto. ¿Y si has desconectado precisamente para hacerle daño? Si has llegado a esta conclusión, lo mejor es que dejes de castigar a tu pareja y confieses lo que has estado haciendo tan pronto como sea posible. Es incómodo, puede dar lugar a problemas, pero es absolutamente necesario.

Y ya que estamos, no deberías nunca amenazar con poner fin a la relación para conseguir que el chico o chica que te guste te ruegue que te quedes. O incluso si tu objetivo es seguir tu propio camino. Si quieres hacer algo, hazlo, pero no manipules, amenaces o provoques situaciones que pueden ser muy negativas. Y aprende a diferenciar el estado de ánimo bajo con el deseo real de acabar con la relación de pareja.

En ocasiones creemos que el encuentro sexual es el epicentro a partir del cual se construye todo. Sin embargo, en lugar de utilizar el sexo como conexión, deberían ser los sentimientos y las emociones lo que predominen y marquen los ritmos. Hazle caso a tu corazón y a partir de ahí construye unos cimientos muy sólidos. Si te centras en aspectos profundos dejarás a un lado poco a poco los aspectos más irrelevantes de una relación. Vive cada día como si fuera una aventura nueva, evoluciona ante todas las situaciones que surjan y aprende de los errores para mejorar.

Y hasta aquí la entrada de hoy, donde hemos hablado sobre la importancia de conectar emocionalmente con nuestra pareja. Esperamos que os haya gustado y sin más nos despedimos hasta la semana que viene, deseándoos que paséis un feliz domingo en compañía del Placer más Intenso. ¡Nos vemos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *