PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

El clítoris: el órgano diseñado para el placer

¿Cuál es el órgano responsable del 90% del placer que las chicas experimentan en la cama? Ante esta pregunta todos saltaríamos de nuestro asiento y exclamaríamos: ¡El clítoris! Sobre todo porque de esto va la entrada de hoy. Pues no, se trata del cerebro, que es lo que realmente marca la diferencia entre el placer más intenso y un polvo del montón.

Por eso siempre hacemos hincapié en este blog sobre la importancia de crear el ambiente adecuado para ir sumergiéndonos y crear una fantasía muy sugerente, que consiga arrancarnos todos nuestros miedos e inseguridades y nos dé la oportunidad de dejarnos guiar por los instintos.

Pero volviendo al tema inicial, el clítoris está en segunda posición por detrás del cerebro en el ranking del placer femenino. A continuación vamos a contaros todos los secretos sobre este pequeño cofre del disfrute y os explicaremos cómo debe estimularse de manera adecuada.

La llave del placer

La palabra clítoris viene del griego kleitoris, que viene a significar llave. No es una elección banal, ya que no está indicando que este órgano marca el camino hacia el placer sin medida. Además, se trata de un concepto que podemos encontrar en otras partes del mundo, donde se escribe o pronuncia de manera muy similar.

¿Qué es el clítoris?

El clítoris es la parte de la anatomía que más placer proporciona cuando se estimula y a diferencia de lo que la gran mayoría cree, es un órgano bastante grande, solo que se encuentra parcialmente oculto. Tiene más de ocho mil terminaciones nerviosas y cada una es capaz de enviar al cerebro una señal que se asocia con el placer, por lo que podemos hacernos una idea de lo que se puede conseguir con una caricia.

Este es el motivo por el que las chicas cuando se masturban suelen emplear la excitación del clítoris, complementada con otras zonas erógenas como el cuello o las orejas. No es la única estimulación que les gusta a ellas, pero la única que puede aumentar el placer de forma exponencial. Y es que el clítoris es un órgano que tiene esa función en el cuerpo: elevarte directamente hacia el Olimpo del Placer más Intenso.

Clítoris y vagina: amigas inseparables

El goce no se divide en zonas sino que depende de la estimulación. Es decir, que podemos activar las terminaciones nerviosas del clítoris acariciando otras partes de la anatomía femenina como la vagina. Esto es debido a que los bulbos vestibulares están conectados con la entrada de la vagina, lo que nos lleva a pensar que hay de cierto en todo eso de que el tamaño no importa.

Pues bastante, ya que el mayor punto de placer está en la entrada, no en el fondo, por lo que la fricción debe realizarse unos 5 centímetros a partir de la entrada para que sea lo más eficaz y placentera para ellas. Por su parte, la vagina posee sus propias terminaciones nerviosas que también se transmiten al cerebro, creando un cóctel de sensaciones en la que el clítoris lleva siempre la voz cantante.

Según las estadísticas, solo una de cada cinco chicas llega al orgasmo mediante la penetración, lo que viene a reforzar esta teoría. Las cuatro restantes necesitan estimular el clítoris para conseguirlo, así que no te sientas mal si no eres capaz de llegar al clímax al mismo que tu pareja, ya que sin la estimulación de la vulva es muy complicado para la mayoría.

El clítoris inmortal

Todos nos hacemos viejos con el transcurso del tiempo. ¿Todos? ¡No todos! De hecho, el clítoris es el único órgano del cuerpo por el que no pasan los años y es capaz de conservar su sensibilidad. Así que da igual que tengas 20, 40 o 60, este órgano destinado al placer está siempre preparado para todo. Además, si aprendemos las técnicas correctas podemos tener la posibilidad de acceder a uno de los secretos del placer mejor guardados: los orgasmos múltiples.

Mitos y leyendas urbanas

Existen muchos mitos sin ningún fundamento sobre este órgano femenino, como por ejemplo ese que afirma que si te masturbas mucho con los dedos o algún juguete perderás la sensibilidad del clítoris. Esto es absolutamente falso y quizás tenga su origen en esa sensación de adormilamiento que queda tras haber estimulado la zona, que en algunas chicas incluso puede causar un ligero dolor. Esto pasa en el clítoris como podría pasar en cualquier otra parte del cuerpo, por lo que no es algo que deba preocuparnos.

No hay dos clítoris iguales

No hay dos chicas ni dos clítoris iguales, así que olvídate de que las mismas cosas funcionen para todas las mujeres. En cuanto al tamaño, algunos son más grandes o pequeños, más alargados o con ciertas características. Y más allá de su aspecto visual también funcionan y se estimulan de distinta forma. Hay algunos que requieren una atención muy directa, mientras que otros con solo rozarlos producen en ellas una sensación cercana al orgasmo.

Otros clítoris pueden ser más complicados de excitar y toman mucho tiempo antes de que respondan a las caricias. Por este motivo, no pienses nunca que lo sabes todo ya que con cada nueva pareja podrás experimentar una serie de matices que te enriquecerán y aumentarán tu conocimiento sobre este pequeño compañero.

¿Cómo funciona el clítoris?

Desde el punto de vista fisiológico el clítoris funciona de manera parecida a un pene, aunque por su aspecto pensemos que no tienen nada que ver. Esto se explica porque hasta las doce semanas de gestación los órganos sexuales del feto son idénticos, por lo que el clítoris también tiene erecciones al llenarse de sangre durante la excitación, de igual forma que lo haría el miembro masculino.

¿Cómo estimular el clítoris?

¡Cómo quieras! ¡Cómo más te guste! Que tu chico o chica lo haga con la lengua, de arriba abajo, e zigzag o en círculos. A lo mejor te van más los juguetes eróticos como vibradores o masajeadores. Existen tantas maneras como mujeres en el planeta, aunque por norma general los clítoris suelen llevarse bien con las vibraciones, así que os aconsejamos que echéis el vistazo al catálogo de Placer Intenso. ¡Hasta la próxima!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *