PlacerIntenso Blog Erótico, juguetes para adultos y sexualidad

Celos y redes sociales: ¿una combinación imposible?

¿Con quién estás chateando? ¿Cómo es que todavía tienes agregado a tu ex en el Facebook? ¿Y ese por qué te sigue en el Twitter? ¿Y tú por qué le das un like a sus publicaciones? Si te suenan algunas de estas preguntas, bienvenid@ al mundo del mañana, donde las parejas pueden sacar a relucir lo mejor y peor de sí mismas. Y es que casi todos hemos tenido que dar en alguna ocasión muchas explicaciones por cosas que hemos hecho en nuestra vida virtual.

En la entrada de hoy vamos a hablar sobre los celos y las redes sociales, una combinación que puede que no sea imposible pero que en muchos casos acaba siendo explosiva. ¡Empezamos!

Amor, celos y alta tecnología

Por fortuna, casi todos estos problemas tienen una solución rápida y basta una sencilla explicación para solucionarlos. Sin embargo, hay un porcentaje que no puede quitarse de la cabeza la idea de que su pareja le está engañando. O ciberengañando, que a resumidas cuentas es prácticamente lo mismo en materia de confianza. Estos celópatas del siglo XXI tienen a su alcance unas herramientas que hasta hace poco jamás habríamos imaginado.

Y de ahí que se transformen en stalkers, siempre buscando una prueba digital que demuestre su teoría. Y para probar que su pareja miente, va a acosarla de una forma muy obsesiva en las redes sociales, examinando no solo sus publicaciones, sino a todos los contactos que podrían ser sospechosos. Una auténtica tarea de investigador privado que posiblemente haga tambalear los cimientos de la relación. Y es que, si tu chico o chica se da cuenta de que has estado metiendo las narices en su vida privada, posiblemente se harte de ti y se vaya.

La revolución de las comunicaciones

Los expertos en el comportamiento humano lo tienen claro. La revolución de las comunicaciones que estamos viviendo en la actualidad tienen una incidencia clara en las relaciones de pareja, ya que ha cambiado por completo la forma de interactuar entre ellas. Por este motivo, muchas relaciones han acabado para siempre al encontrar una imagen en las redes sociales o un comentario inapropiado. A veces, con muchos años de antigüedad.

Este hallazgo puede darse por fruto del azar, por nuestra propia investigación o por el aviso de una tercera persona. Al final, estas cosas acaban saliendo a la luz, así que ten mucho cuidado con lo que dices y lo que publicas en tus redes sociales, ya que puede acabar saliéndote el tiro por la culata. Lo que tú consideras una broma, puede generar una enorme desconfianza e inseguridad en la otra persona, convirtiendo un comentario inocente en el punto de origen de una ruptura.

El espacio que cada uno necesita

Si el chico o chica que te gusta te pide que le dejes tu teléfono para revisar los mensajes y las llamadas, ver lo que has hablado por el WhatsApp o echarle un ojo a tu actividad en las redes sociales, deberías negarte por completo. Estos comportamientos ponen en evidencia un serio problema de celos e inseguridad, algo que más tarde o temprano acabarán por arruinar la relación.

El teléfono y el ordenador son para tu uso y disfrute personal. Si quieres mostrarle algo a la otra persona, perfecto, pero jamás debes sentirte obligado a ello. El respeto a la privacidad permite que ambas partes dispongan de su espacio de intimidad, donde pueden expresarse libremente. Esto es algo muy sano para la dinámica de la pareja, ya que nos permite respirar y desconectarnos de todo, una forma de no perder nunca nuestra propia identidad. Que estés conviviendo con alguien no significa que te olvides de todo lo demás, como los amigos y tus antiguas aficiones dentro de un ámbito estrictamente privado.

Como siempre decimos, lo mejor es sentarse y hablar las cosas con claridad y tranquilidad, exponiendo los puntos de vista de cada uno e intentar llegar a una solución que satisfaga a todas las partes. Si estáis de acuerdo en tener acceso sin restricción a las RRSS, pues adelante. Por el contrario, si se requiere más privacidad es vital que se respete el acuerdo y que las claves de seguridad sean secretas.

No te olvides de la vida real

A veces, la situación se vuelve insostenible porque el chico o chica que antes era un encanto ahora se pasa todo el día con la nariz metida en la pantalla, sin hacerte nada de caso. Esto es algo que ya existía antes con la televisión, pero que Internet ha llevado hasta límites insospechados. Los expertos aconsejan que establezcamos horarios y un límite de tiempo para las redes sociales, no solo para que no se resienta nuestra vida de pareja, sino para evitar estar siempre pendiente del mundo virtual.

A veces, hay una enorme diferencia entre la imagen que una pareja da de sí misma en las RRSS y la realidad, donde no se refleja nada de ello. Recuerda que el auténtico cariño es el que se expresa personalmente todos los días, así que a menos que estés en una relación a distancia, preocúpate más por estos aspectos y deja de escribir frases románticas en Facebook.

Los sicólogos advierten que este fenómeno cada vez es más frecuente: parejas que parecen de cuentos de hadas en Instagram y que después son incapaces de demostrar ese amor fuera de los medios digitales. Cuando el contacto humano se cambia por el virtual, entonces la relación va a desgastarse de forma inexorable hasta su inminente final. ¡No dejes que eso pase!

En definitiva, la revolución de las comunicaciones nos ha permitido transformar por completo el concepto de las relaciones, pero ninguna red social podrá sustituir una caricia, un susurro al oído o una mirada íntima. Así que haz bueno uso de los avances en tecnología sin dejar que te controlen o lleguen a destruir la confianza de tu pareja. Nosotros nos despedimos hasta la semana que viene, no sin antes desearos que paséis un agradable domingo en compañía del placer más intenso. ¡Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *